Lo que tenemos que ver en un jamón

Podemos presumir de tener unos jamones y embutidos en nuestro país mejores que en ningún otro país. Los campos de Extremadura, los de Huelva los de Guijuelo y Los Pedroches. Son enclaves perfectos para la cría de los cerdos con los que elaboramos los embutidos más preciados. A veces tenemos dudas al comprarlos, así que desde Coto queremos ayudarles a saberlos escoger adecuadamente.

Lo más importante para que un jamón sea bueno es la curación ha de tener unos tres años. Importante hablar de la sal, no sabemos lo importante que es la sal. Desde Maldita Bellota nosotros usamos una sal marina con una salinización muy baja debido a los factores climatológicos que hay en la zona donde están ubicadas nuestros secaderos, usamos la mínima sal posible.

Además de hablar de la grasa tiene que ser blanda, se tiene que hundir los dedos cuando lo tocamos. La grasa es la encargada de hidratar el jamón para que las lonchas no estén secas cuando las consumamos. Una misma pieza tiene hasta siete sabores diferentes que se pueden apreciar dependiendo de que parte del jamón se haga el corte. Por ello desde Maldita Bellota les recomendamos catar el jamón desde diferentes partes para poder saborearlo correctamente.

Si hablamos de su silueta, un buen jamón debe tener un perfil donde predomine la estrechez frente a la anchura. Así sabremos que es un buen jamón de calidad. Respecto a su aroma, es verdad que es más complicado si no somos entendidos, pero fíjense en intentar identificar olores que son recuerden a frutos secos, trufa, madera.